Paternidad a Carcajadas: Heridas y «codilleras»

Estimado Capitán:

La nueva normalidad es como la antigua, pero con los niños desquiciados.

Han sido muchos días en casa, hemos estrechado lazos y ahora somos más piña que nunca. Por las noches se quedan dormidos en nuestra cama, y la verdad es que, aunque hace ilusión, no es lo mismo dormir con un bebé de uno o dos años, de vez en cuando, que con dos jabalíes de casi cinco. Pero sarna con gusto no pica. La misión para esta nueva normalidad es que recuperen la costumbre de dormir en su cama, que para eso la tienen, vamos digo yo. Su madre se hace la remolona y se queja, con la boca pequeña, pero sé que en realidad, si por ella fuera, los lechones estarían durmiendo con nosotros hasta que aprobasen el teórico a la segunda.

¡Qué rápido crecen!

En la nueva normalidad hemos dado rienda suelta a las bicicletas y los patinetes, y después de observarlos durante los últimos días, puedo asegurar que el confinamiento ha afectado a su equilibrio. En una semana se han caído, y abierto heridas en los dos codos y las rodillas. Aún así, y a pesar de mi insistencia, se niegan a utilizar rodilleras y coderas.

—Ya me caí ayer, papá, tranquilo.

Perfecto. Se cree que hay un límite de hostias en la vida. No sé como explicarle el concepto de «cupo». El tercer día consecutivo que se cayó y se hizo sangre solo preguntaba entre lágrimas.

—¿¡Pero, otra vez!?

En plan: ¡Pero cómo es posible si ya me caí ayer!

—Es que las «codilleras» me molestan —dice el otro.

—Claro, hijo. Y a mí la meseta central. No había un lugar peor para ponerla. En el centro.

Ayer probamos los patinetes en el garaje, un entorno controlado. No estuvo mal. El único problema fue que al ponerles los patines me di cuenta de yo no sé patinar. Patética estampa.

Hoy su tía les ha regalado un patinete. ¿Por qué no un parapente? Visto lo visto.

La cuestión es que disfruten y que no se abran la cabeza.

En eso estamos, Capitán.

Un abrazo.

¡Hazte con la colección en Amazon!

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

2 comentarios en “Paternidad a Carcajadas: Heridas y «codilleras»

  1. Me he reído mucho con este post. Lo visualizaba…bien claro. Porque lo he vivido y sigo viviendo. En lo que va de cuarentena hemos visitado urgencias 4 veces, y una niña se ha rapado la cabeza. No te digo más. Y mi cama….¿qué cama? Ahi estamos los 5 apretujados y la gata intentando hacerse sitio en mi barriga. Qué gusto da reirse cuando las vivencias son de otro!!! jajaja. 😀

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.